La chía - Raw Foodie

La chía


Por Gaby Vargas
@gaby_vargas

Todos alguna vez hemos escuchado algo sobre el agua de limón con chía, pero ¿conoces la chía? Es una semillita oleaginosa cuyo contenido graso saturado corresponde sólo al 10% y dos terceras partes del aceite de ésta son ácidos grasos esenciales omega 3.Es de una planta de la familia de las labiatae, herbácea que alcanza hasta dos metros de altura. Sus hojas miden entre 5 y 7 centímetros de largo y de 3 a 5 de ancho. Florece entre julio y agosto, su flor es color morado y se cultiva en México, en Guatemala y Bolivia, principalmente. 

La semilla es rica en múcilago, -sustancia vegetal viscosa-, fécula y aceite y tiene unos 2 milímetros de largo, es de forma oval y color café oscuro (chía negra), o café claro (chía blanca).

La chía tiene componentes muy interesantes para la nutrición: como son los antioxidantes, fibra, proteínas y vitaminas, minerales como fósforo, calcio, potasio y magnesio. Es considerada un suplemento dietético por la Food and Drug Administration en Estados Unidos, pues completa sus exigentes regulaciones de contenido de nutrientes. En solo dos cucharadas de esta semilla se obtienen 5 grs de Omega 3 al día, cantidad equivalente a medio kilo de pescado alto en ácidos grasos esenciales. ¿Te imaginas? 

Es bien sabido que el consumo habitual de Omega 3 contribuye a una mejor concentración de los niños y combate el déficit atencional. De hecho, este tipo de ácidos grasos son fundamentales para el normal funcionamiento de los ojos y corteza cerebral, región del cerebro que maneja funciones como razonamiento y memoria. Consumir omega 3 también ayuda a disminuir la presión arterial, al descenso de la agregación plaquetaria, tiene un efecto vasodilatador y antiinflamatorio y reduce la arritmia. 

Esta semilla tiene una larga historia como alimento: tanto el amaranto, como el frijol, el maíz y la chía eran los principales componentes de la dieta de los pueblos prehispánicos en América. En aquellos tiempos, se consumía en distintos preparados nutricionales y medicinales, pero también en la cosmética. Era fuente de energía para largos recorridos e incluso o combates.  De acuerdo con especialistas en nutrición del Departamento de Enfermedades Vasculares de la Universidad de Carolina, aunque la chía se cultiva en diversos países sub-tropicales, actualmente solo Bolivia y Australia cuentan con certificaciones en su producción.

Además de los beneficios propios que su alto nivel de omega 3 reporta, a continuación te comparto otras de sus interesantes cualidades:

  • Ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos, actúa a nivel celular.
  • Da una sensación de saciedad, lo que contribuye a regular el apetito. 
  • Contribuye a regular la coagulación de la sangre. 
  • Regenera algunos tejidos, como células de la piel, membranas, mucosas y nervios. Es ideal para los atletas.
  • Disminuye el tiempo de digestión de los carbohidratos en el estómago, lo que favorece el control de niveles de azúcar en sangre. 
  • Posee 500% más calcio que la leche.
  • Es fuente de energía.

Se puede consumir con leche, con yogurt, en ensaladas o frutas, en salsas o sopas, entera o molida. Hay recetas para ponérsela a panes o galletas e incluso pasteles. No tiene sabor ni olor. Lo mejor para consumirla, de acuerdo con especialistas es molida, a cualquier hora del día, entre 10 y 25 gramos de esta maravillosa semilla hacen la diferencia.