Cómo elaborar leche de almendras casera en tres pasos. - Raw Foodie

Cómo elaborar leche de almendras casera en tres pasos.

Hoy en día existe un impresionante número de compañías que fabrican leche de almendras, un producto alternativo libre de lácteos, pero que no siempre está libre de conservadores o aditivos. Ante lo anterior, la idea de elaborar la leche de almendras en casa no resulta tan estrafalaria, sólo necesitas una buena licuadora (Vitamix, parece ser una de las mejores).



La leche de almendras es una excelente opción para veganos, vegetarianos o personas alérgicas a la lactosa, sin sacrificar consistencia pero sin el sabor a leche bovina, y además con un saludable contenido de fibra, potasio y proteína, entre otros valores nutricionales.

También se combina perfecto con frutos como moras, frambuesas, zarzamoras, y frutas como mango, durazno o manzana, en preparaciones como licuados o smoothies y una pizca de canela.

Receta para elaborar leche de almendras casera (Medidas para 4 tazas):

Ingredientes:

Pasos:

Paso 1: Coloca las almendras crudas en la licuadora (sin el agua en que las dejaste remojando), agrega las 4 tazas de agua fresca y mezcla por 1 ó 2 minutos, hasta que las almendras queden completamente molidas. Si lo deseas, puedes añadir tus frutos favoritos para personalizar su sabor.

Paso 2: Para separar la pulpa fibrosa de las almendras (y los frutos), vierte la mezcla en una nut milk bag (es decir, en una bolsilla de tela que permita el paso de la leche, pero que no deje que pedacitos de la pulpa se cuelen) sobre un tazón y exprime de manera que comprimas la pulpa hasta la última gota.

Paso 3: Una vez que hayas extraído toda la leche de almendras de tu mezcla, agrega algún endulzante natural líquido, como miel, y colócala en un contenedor de sellado fácil en tu refrigerador. Consume la leche de almendras durante 2 a 3 días, pues sólo dura fresca por ese periodo de tiempo antes de echarse a perder.

¡Comienza a disfrutar las ventajas de hacer tu propia leche de almendra!