¿Longevidad gracias a la semilla de cáñamo? Conoce la historia de Bama - Raw Foodie

¿Longevidad gracias a la semilla de cáñamo? Conoce la historia de Bama Yao.

Si en Bolivia se dice que vive una de las personas más longevas del mundo, supuestamente con 123 años de edad, en Bama Yao, una población china, la gente vive por mucho más tiempo que el promedio mundial y muy pocos padecen problemas de salud importantes. Las semillas de cáñamo, parte esencial de la dieta de esta gente, podría ser el secreto, afirman especialistas.


El agua y el medio ambiente en esta provincia sureña de China están excepcionalmente bien conservados, por lo que los alimentos contienen menos grasas, proteínas de origen animal, sal y azúcares que la dieta estándar occidental. El consumo de súper alimentos altos en ácidos grasos omega contenidos en las semillas de cáñamo es probablemente la razón principal por las que se vive por más tiempo en esa región.

La expectativa de vida de los habitantes de Bama Yao está por encima de los 100 años, lo que convierte a esta población en una de las cinco regiones del mundo en donde la gente alcanza edades avanzadas de forma saludable. Otros lugares con habitantes centenarios, a los que se ha denominado “zonas azules”, como Cerdeña, Okinawa y la península de Nicoya. Es estas regiones existen estilos de vida similares: dietas a base de vegetales y plantas que incluyen también varios súper alimentos,  una fuerte orientación familiar hacia sus creencias, y ejercicio moderado.

Se sabe también que los esteroles de origen vegetal y antioxidantes, contenidos en las semillas de cáñamo, pueden contribuir a reducir el riesgo de que aparezcan varios tipos de cáncer, al igual que regular los niveles de azúcar en diabéticos y que el contenido equilibrados de los ácidos grasos omega-3 y omega-6 propician una mejor salud cerebral contra el paso del tiempo.

Las semillas de cáñamo también presentan un gran perfil nutricional, que incluye vitaminas A, D, E y varios tipos de B, proteínas, además de calcio, fibra dietética y hierro, lo que las vuelve de gran ayuda para prevenir ingesta de alimentos excesiva al ayudar a que se genera sensación de satisfacción por más tiempo y así mantener un sistema digestivo saludable.

Los omega-6 son ácidos grasos polisaturados que utiliza el cuerpo humano para la creación de cierto tipo de hormonas y la comunicación celular, entre otras cosas, lo que los convierte en el precedente de muchas de las sustancias que forman parte de la respuesta inflamatoria del organismo, como las prostaglandinas con que las encimas COX-1 y COX-2 funcionan. Sin embargo, los omegas-6 deben equilibrarse con otros ácidos grasos como el omega-3, pues grandes cantidades de cualquiera de estas sustancias son nocivas para la salud.

El aceite de semilla de cáñamo y las proporciones de sus ácidos grasos (3:1) son de gran importancia para contrarrestar, parcialmente, los efectos del sobreconsumo de omega-6 en las dietas occidentales contemporáneas, y, tal vez, alcanzar el tipo de salud que los habitantes de Bama Yao han disfrutado durante mucho tiempo.