Porque tú lo pediste: deliciosas recetas con harina de almendras. - Raw Foodie

Porque tú lo pediste: deliciosas recetas con harina de almendras.

La harina de almendras es un excelente sustituto de la harina regular cuando quieres evitar el consumo de gluten, o incluso se puede mezclar con ella cuando no existe esa limitación pero te interesa añadir un sabor y textura muy especiales a tus platillos.

Te compartimos estas dos recetas que estamos seguros que te encantarán. Ambas incluyen huevo, pero lo puedes sustituir con huevo de linaza, si no los consumes. Son muy sencillas y seguramente encantarán a toda tu familia. ¡Disfrútalas!

 

PAN DE PLÁTANO. 

Precalienta tu horno a 180º (o nivel 3 en algunos hornos). Mezcla bien los plátanos, huevos, vainilla, miel y aceite de coco en un procesador de alimentos o con la batidora. Agrega la harina de almendras, el polvo para hornear y el aceite de coco y continúa mezclando. Vacía la mezcla en un molde rectangular para panqué, y mételo al horno entre 55 y 65 minutos. ¡Deja enfriar y disfruta!

Cómo hacer el huevo de linaza. 1 cucharada de linaza molida y 2 1/2 cucharadas de agua - lo mezclas aparte, dejas reposar por 5 minutos y ya lo puedes incorporar a tus recetas.

 

GALLETAS DE ALMENDRA Y AJONJOLÍ.

Mezcla todos los ingredientes en un recipiente hasta que tengan una consistencia de bola. Si utilizas huevos de linaza, puede ser que tengas que agregar un poco más de agua a la mezcla; hazlo poniendo no más de una cucharada de agua a la vez. Ya que esté formada la bola, separa la masa en dos mitades, y pon una mitad sobre una charola con papel encerado. Después pon otra hoja de papel encerado arriba y con tu rodillo amasa hasta que quede una capa de poco menos de medio centímetro. Quita el papel de encima y corta con un cuchillo o con cortador de pizzas del tamaño que quieras tus galletas. Mete al horno precalentado a 180º (o nivel 3) durante 10 minutos, deberán estar ligeramente doradas. Si utilizaste huevos de linaza, el tiempo de horneado aumentará hasta 20 minutos. Realiza el mismo procedimiento con la segunda mitad de la masa y ¡disfruta tus ricas galletas!